Toxina Botulínica (Botox®)

Llámanos: 91 715 45 54

Dermatología

manos-hiperhidrosis

La toxina botulínica (Botox®) actúa sobre la unión neuroglandular, bloqueando la sudoración patológica durante 6 meses

Es un tratamiento bien tolerado, seguro y de gran eficacia que mejora la calidad de vida del paciente, indicado para la hiperhidrosis o hipersudoración primaria localizada, en casos donde ha sido tratado con agentes tópicos y no ha tenido resultado.

En la hiperhidrosis o hipersudoración sus causas no son conocidas del todo.

La secreción de las glándulas sudoríparas son bloquedadas por los receptores de acetilcolina, inhibiendo el estímulo simpático que provoca la sudoración.

La sudoración excesiva que se produce de forma expontánea, sin causas aparentes como temperaturas altas o situaciones de tensión física o emocional y sin enfermedades condicionadas, tiene un gran impacto en la autoestima y seguridad de los pacientes.

Indicación

  • Sudoración excesiva en axilas, palma de las manos o planta de los pies, en ocasiones en la cabeza y rostro

Técnica

La toxina botulínica (Botox®) se aplica mediante microinyecciones con agujas muy finas se administran pequeñas dosis de toxina botulínica en la zona definida. El tratamiento es sencillo, rápido e indoloro, en un 90% de los casos, el paciente tratado suda en menor cantidad o incluso nada.

Se realiza en una sola sesión de unos 30 minutos.

La disminución del sudor empieza a notarse al cabo de dos o tres días de manera progresiva y puede durar entre cuatro meses y un año, dependiendo de las características particulares de cada caso.
En el caso de la hipersudoración axilar, la duración media de los efectos es de unos siete meses.

Pretratamiento: anestesia de la zona a tratar por aplicación de crema anestésica o infiltración local

Postratamiento: recomendamos no realizar ejercicio físico intenso, acudir a saunas o baños calientes en las siguientes 4 horas

Reincorporación: el paciente se incorpora inmediatamente a su vida diaria