¿Sabías que la salud o la enfermedad en el ser humano, dependen de cómo alimentamos a nuestras bacterias intestinales?

La mayor población de microorganismos que residen en el cuerpo humano se localiza en nuestro intestino. A este conjunto de microorganismos compuestos por más de 100 billones de bacterias, es a lo que denominamos microbiota intestinal.

Además de en el intestino, albergamos microbiota en otras superficies de nuestro cuerpo, como en la piel, mucosas, áreas genitales, tracto respiratorio y ojos.

La composición de estas bacterias se va a ver influenciada por factores como los hábitos de vida,la dieta, los cambios fisiológicos, la edad, el medio ambiente, el ejercicio físico y la toma de ciertos fármacos.

Cuando estas bacterias pierden su equilibrio dinámico, dejan de cumplir sus funciones esenciales, comprometiendo la salud del hospedador. Sufrimos entonces, lo que se conoce como disbiosis intestinal.

La disbiosis intestinal se caracteriza por una pérdida de equilibrio o de homeostasis de los diferentes ecosistemas que conforman nuestra microbiota. En contraposición, un estado saludable de nuestra microbiota, conocido como eubiosis, estaría caracterizado por altos niveles de diversidad, estabilidad y una buena adaptación a los cambios relacionados con el estrés.

 

disbiosis intestinal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La dieta es uno de los factores que más influyen en el mantenimiento y diversidad de nuestra microbiota intestinal.

 

 

 

 

 

 

 

Así, la forma en que nos alimentamos genera situaciones de salud distintas:

  • Una alimentación con alto consumo de productos ultraprocesados, pobre en frutas y verduras, de escasa variedad y aporte nutricional es lo que se conoce como alimentación disbiótica. Este tipo de alimentación va a ser la responsable de generar un ambiente proinflamatorio en el organismo siendo promotor de enfermedad a corto plazo.
  • Sin embargo, una alimentación basada en alimentos de temporada y no en productos, con un aporte elevado de fibra, de frutas y verduras variadas, va a promover la diversidad bacteriana y al mantenimiento de una microbiota equilibrada.

Las decisiones que tomamos cada día respecto a lo que comemos, cuando lo comemos y cómo lo comemos, van a determinar la salud de nuestra microbiota intestinal.

 

Síntomas de la disbiosis intestinal

Dentro de los síntomas que nos pueden indicar que estamos padeciendo un desequilibrio de las bacterias intestinales, están:

  • Sensación persistente de hinchazón y distensión abdominal.
  • Molestias gastrointestinales frecuentes acompañadas de flatulencia.
  • Alteraciones del tránsito intestinal, tanto por estreñimiento como por episodios de diarrea.
  • Sensación de fatiga y cansancio crónico.
  • Aparición de lengua saburral o lengua blanca.
  • Infecciones de repetición: otitis, cistitis, conjuntivitis o candidiasis.

 

Cómo tratar la disbiosis

Para revertir el estado de desequilibrio intestinal es importante contar con el diagnóstico y la intervención de un profesional experto en microbiota intestinal.

En nuestro centro disponemos de los últimos avances en diagnostico intestinal, gracias a los test de microbiota intestinal, donde te ofrecemos la posibilidad de evaluar los distintos grupos bacterianos y fúngicos que se localizan de manera natural en el organismo y determinar si existen desequilibrios entre ellos.

Además de los test te ofrecemos asesoramiento sobre tu patrón dietético y la suplementación con microbioterapia.

La microbioterapia son probióticos humanos de IV generación, usados en la modulación de la microbiota para devolver a tus bacterias a su estado de equilibrio.

Si necesitas asesoramiento no dudes en visitarnos.

Port Relacionados