DISBIOSIS INTESTINAL

Parece que la microbiota intestinal y todo lo relacionado con nuestra salud intestinal están de moda pero, ¿sabemos en qué nos afecta?

¿Qué es la microbiota intestinal?

El microbioma o flora intestinal, de manera más coloquial,  es el ecosistema de microorganismos constituido principalmente por bacterias, hongos, virus y fagos que conviven de forma simbiótica con nuestro organismo. A todo este conjunto lo denominamos microbiota intestinal. La microbiota de cada ser humano es única y viene determinada en los primeros años de vida, no solo por la genética sino también por el momento del parto.

Estas bacterias que se encuentras por cientos de billones en nuestro intestino, son esenciales para el mantenimiento de nuestra salud en general. Participan en actividades claves del organismo como son el almacenamiento y regulación de la grasa corporal,  la producción de energía, el mantenimiento y maduración del sistema inmune, la asimilación de vitaminas y la producción de neurotransmisores como la dopamina y la serotonina.

Hasta un 70 % de nuestro sistema inmune vive en nuestro intestino, y hasta un 80 % de la producción de serotonina, conocida como la famosa hormona de la felicidad, es producida en nuestro intestino.

Además de los efectos anteriormente citados, cabría destacar la capacidad de la microbiota para modular el envejecimiento celular, siendo capaz de modificar la esperanza de vida y la longevidad.

 

¿Qué es la disbiosis intestinal?

La disbiosis es una alteración o desequilibrio de las comunidades microbianas que habitan en nuestro intestino. Sabemos que esta disbiosis puede ser transitoria o crónica.

No presenta una etiología única, sino que se debe a múltiples factores.

El estilo de vida moderno, las enfermedades crónicas, el estrés psicológico, las dietas altas en alimentos ultra-procesados, el sedentarismo y la toma de medicamentos parecen estar relacionadas con las causas que alteran nuestra microbiota.

 

Síntomas de la disbiosis intestinal

La disbiosis intestinal está relacionada con un sinfín de enfermedades crónicas, algunos de los síntomas que pueden hacernos sospechar que podemos padecer una disbiosis intestinal son:

  • Molestias digestivas: asociadas a la hinchazón abdominal frecuente, las digestiones pesadas, el aumento de gases.
  • Retención de líquidos y aumento de peso: problemas para perder peso aun siguiendo una dieta.
  • Sensación permanente de estar cansado sin motivo aparente.
  • Trastornos cutáneos  como acné, eczemas o dermatitis
  • Dolores frecuentes de cabeza y migrañas.
  • Dolores musculares y articulares
  • Tendencia a las intolerancias alimentarias, lo que lleva consigo restringir el consumo de ciertos alimentos por los problemas digestivos.

En general, la disbiosis intestinal provoca molestias inespecíficas que no tienen por qué estar relacionadas con una patología en concreto. Por ese motivo, es importante  acudir a un profesional de la salud cuando presentamos varios de los síntomas anteriormente mencionados.

 

¿Cómo podemos mejorar nuestra microbiota intestinal?

Sabemos que la alimentación es un factor importante para modificar la composición de la microbiota, por eso es esencial conocer el tipo de alimentos que te pueden ayudar a cuidar y mantener la salud de tu microbiota intestinal.

Algunos de los alimentos que sabemos que mejoran nuestra salud intestinal son:

  • Frutas y verduras, sobre todo la verdura, la fruta en menor medida. Cuanta más variedad de colores y formas mejor.
  • Los polifenoles, que son sustancias bioactivas muy beneficiosas para la microbiota, como el resveratrol, presentes en las plantas con propiedades antioxidantes. Se encuentran en el té verde, en el cacao puro, los frutos secos, las uvas y el aceite de oliva.
  • La ingesta de grasas saludable, presentes en alimentos como el pescado azul, crustáceos, moluscos, las semillas o las nueces.
  • Los alimentos fermentados como el yogur, el Kéfir, el chucrut, el kimchi, las aceitunas no pasteurizadas, los encurtidos, la kombucha.

 

¿Qué hacer si pienso que puedo tener una disbiosis?

Lo primero de todo sería identificar los síntomas y realizar un  estudio de microbiota intestinal para evaluar las causas de ese desequilibrio. Una vez obtenidos los resultados concertarás una consulta con nuestro equipo de expertos, que te ayudará a entender los mismos y te ofrecerá un tratamiento totalmente personalizado destinado a mejorar y reparar tu microbioma intestinal.

En la clínica Betancourt  realizamos los estudios de microbiota más prestigiosos que existen en la actualidad.

 

¿Quién puede hacerse  un test de microbiota intestinal?

En general cualquier persona con o sin patología que quiera mejorar su salud.

Estos test son útiles también en pacientes con obesidad dado que la microbiota es un factor importante en el manejo del peso corporal.

También están muy recomendados en deportistas para mejora del rendimiento.

Gema Atienza
Dietista-nutricionista

Crecemos juntos

Últimas Noticias

Principales tratamientos mínimamente invasivos antes de verano que más recomendamos para mantener una piel hidratada, brillante.
tratamientos mínimamemte invasivos verano
Cómo eliminar la celulitis. Hoy vamos a comentar cuales son actualmente las mejores opciones terapéuticas que elegimos
Eliminar la Grasa Localizada Sin Cirugía. La perdida de grasa localizada es a veces rebelde a dietas y ejercicio.Te contamos
Comentemos ante todo las bases físicas en las que se apoya este tratamiento contra la flacidez facial.

Un espacio para
nuestros lectores

BELLANCOURT: SALUD+BELLEZA

Bellancourt Magazine es una pequeña publicación que nos hemos permitido realizar, con el deseo de expresar nuestras ideas y método de trabajo, de abordar novedades terapéuticas, consejos de calidad de vida, nutricionales o cosméticos.

Gracias por leernos.