botox para bruxismo

Botox y Bruxismo – Tratamiento con Toxina Botulínica

Consideramos el bruxismo una patología secundaria a una hiperactividad distónica de los músculos mandibulares . Se caracteriza por el rechinamiento dentario diurno o nocturno.

Puede afectar a uno de los músculos de la masticación de modo aislado o a todos ellos. Su forma más habitual es una hipertrofia del musculo macetero, que es muchas veces visible a simple vista y que produce habitualmente una asimetría facial del lado más afectado.

Su etiología o causas es actualmente objetivo de estudio. Se implican en su etiología el estrés, trastornos del sueño, alteración de neurotransmisores centrales,  reflujo gastroesofágico problemas dentales como la maloclusión, entre otros.

Los pacientes refieren dolor durante la masticación, dolor crónico, movilidad anormal, desgaste dentario o fracaso en los tratamientos de restauración dental como implantes. A esta sintomatología podemos añadir cefalea, limitación en la apertura de la boca, hipertrofia de los músculos maceteros que produce una alteración estética facial al ser la cara más cuadrada o asimétrica.

Los casos más leves de bruxismo solo suelen producir sintomatología ante situaciones de estrés, sin dejar habitualmente daño funcional o secuelas dentales. Estos cuadros puede ser tratados con intervención psicoterapéutica y férula de descanso nocturna con bastante buen resultado.

En los casos más graves de bruxismo encontramos un cuadro clínico más intenso, el tratamiento tradicional no suele ser suficiente. Y podemos apoyarlo con tratamiento con toxina botulínica o Botox.

El tratamiento con toxina botulínica de los músculos hipertónicos en el bruxismo nos permite obtener de modo sencillo y rápido una remisión de la sintomatología clínica mejorando la calidad de vida del paciente, protección de la dentadura y articulación mandibular, así como una mejoría estética al disminuir el grosor mandibular y corregir la  asimetría facial provocada por la contracción patológica del macetero.

 

PROCEDIMIENTO

La infiltración se realiza con una pequeña infiltración en los músculos masticatorios implicados. No es para nada un procedimiento doloroso.

Los resultados de comenzaran a apreciar a partir del 5 día. El paciente refieren mejora del dolor mandibular, la cefalea y otros cuadros.

 

PRE-TRATAMIENTO

No hay una preparación específica para este tratamiento. Únicamente es imprescindible la supervisión e indicación del médico especialista para la correcta indicación.

 

POST-TRATAMIENTO

Se puede retomar la actividad con total normalidad después de la realización del tratamiento.

 

PRECIOS

Sesión única……… desde 200€

 

¡Te esperamos en nuestra clínica para valorar tu caso de botox y bruxismo!

Port Relacionados