¿En qué zonas podemos aplicar Botox?

en qué zonas podemos aplicar el botox

Tratamientos Faciales con Botox (Toxina Botulínica)

 

Existe la errónea creencia en los usuarios de Botox y no usuarios de que la toxina botulínica solo podemos utilizarla en el tercio superior facial.

Hoy revisaremos varios usos estéticos de la toxina botulínica en el rostro. Descubriremos en qué zonas podemos aplicar Botox.

 

  1. Arrugas de expresión. Tercio Superior Facial

 

Sin duda su uso más frecuente es el tratamiento de las arrugas glabelares (entrecejo), perioculares (pata de gallo) y arrugas de la frente. Con la infiltración de toxina botulínica provocamos una parálisis reversible de las fibras musculares implicadas en la producción de dichas arrugas. El efecto debe ser un rostro relajado y con un aspecto más joven.

Es un tratamiento que puedes realizar con bastante facilidad un médico estético principiante.

Su principal complicación es el desequilibrio en la altura de las cejas y la ptosis palpebral.

 

  1. Efecto Lifting Facial

 

El tratamiento elevador de las estructuras faciales con toxina botulínica es una técnica en la que realizamos pequeños toques estratégicos en cara y cuello, con el objetivo de disminuir la actividad de los músculos depresores, lo que supone un desplazamiento del equilibrio muscular facial hacia los músculos elevadores, y con ello un efecto lifting.

 

Un ejemplo

Un pequeño toque de toxina botulínica en el musculo depresor del ángulo de la boca, mejora el posicionamiento de la sonrisa, al “aumentar” la actividad de los músculos que la elevan.

Es un tratamiento que sin duda necesita gran experiencia y amplio conocimiento de los músculos faciales y sus variaciones anatómicas.

 

  1. Sonrisa Gingival

 

La sonrisa gingival es aquella en la que al sonreír aparece la encía superior de manera excesiva afeando la estética de la sonrisa.

Son responsables el musculo elevador del labio superior y en menor medida el musculo elevador del ala de la nariz.

Podemos tratarlo de modo eficaz y sencillo con apenas dos toques de toxina botulínica en los músculos elevadores. Es importante valorar la implicación en cada caso de ambos músculos para decidir donde actuar con la toxina botulínica.

 

  1. Arrugas verticales en labio superior e inferior

 

Relativamente sencillo damos un toque en las fibras del musculo orbicular de labio que están implicadas en la producción de la arruga.

Deben ser dosis muy suaves y precisas para evitar asimetrías o efecto excesivo.

 

  1. Hiperhidrosis

 

La hiperhidrosis facial es el nombre médico para la sudoración excesiva en el rostro.

Se utiliza la toxina botulínica para inhibir la hiperproducción de sudor por las glándulas sudoríparas. Es un tratamiento que requiere gran precisión si no queremos afectar la mímica facial normal.

 

  1. Bruxismo

 

Aunque es una patología más habitualmente tratada por los dentistas, la traemos a este resumen de tratamientos estéticos, porque se suele acompañar de una hipertrofia del musculo macetero que estéticamente produce un engrosamiento significativo del ángulo mandibular dando una aspecto más masculino y duro al rostro de las chicas.

Al tratarlo con toxina botulínica no solo mejoramos la belleza del rostro, si no que lograremos una mejoría del desgaste dental y de las cefaleas secundarias a la patología.

 

  1. Asimetrías faciales

 

Habitualmente secundarios a lesiones del nervio facial o alguna de sus ramas.

En las asimetrías faciales tratamos el lado contrario al afectado, jugando con los equilibrios estáticos y dinámicos, con el objetivo de buscar la corrección de los desvíos faciales estáticos y la reducción o control total del desvió facial durante los movimientos sin que se produzca una alteración funcional.

Igualmente es un tratamiento que necesita un gran conocimiento de los músculos faciales y un buen diagnóstico previo.

 

En otra ocasión repasaremos cómo funciona y actúa la toxina, y si existen diferencias significativas entre las diferentes marcas comerciales.

Port Relacionados