Fotodaño prevención y tratamiento

Llamamos fotodaño a las lesiones cutáneas que produce la interacción de la piel con los rayos uva (e infrarrojos) a lo largo del tiempo.

Son lesiones muy características que ocurren en la piel  expuesta al sol de forma intensa durante largos periodos de tiempo, y que no aparecen en la piel no expuesta al sol o fotoprotegida, siendo independientes de los cambios por el envejecimiento propio del paso del tiempo.

Nos ha parecido interesante mostrar con esta dos imágenes a qué nos referimos.

La primera foto fue publicada en la revista The New England Journal of Medicine.
Pertenece a un paciente de 69 años de edad, que durante 28 años fue chófer de camiones, recibiendo de forma constante durante varias horas al día los rayos UVA del sol en su costado izquierdo de la cara mientras que el lado derecho permanecía a la sombra. Resulta más que elocuente la diferencia entre las dos mitades de su cara.
Sin embargo la mitad derecha tampoco es que esté exenta de algunas lesiones propias de fotodaño, supongo que durante algunas horas también le daba el sol de frente.

Clinica Betancourt, Pozuelo de Alarcón, Madrid

Nuestra segunda foto muestra un escote y este tipo de lesiones es mucho más frecuente de encontrar en consulta que la anterior.  Muestra de forma muy explícita la diferencia entre la piel expuesta diariamente al sol y la que no.

Clinica Betancourt, Pozuelo de Alarcón, Madrid

Tratamientos

1. Prevención

A la hora de decidir qué fotoprotector debemos comprar debemos elegir uno que cubra en un porciento alto las bandas de radiación UVB, UVA, así como la banda de los rayos infrarrojos próximos.

Adjuntamos un link muy interesante de cómo elegir un buen fotoprotector.

Clinica Betancourt, Pozuelo de Alarcón, Madrid

Tu mejor crema antiaging es un buen fotoprotector solar 

2. Cosméticos

Retinoides tópicos
Comercializados bajo los nombres de tretinoína, ácido retinoico, retinol o vitamina A, los retinoides se consideran el “estándar de oro” contra el cual se comparan efectividad otros cosméticos.

En 1984 A. Kligman y colaboradores publicaron por primera vez los resultados beneficioso del ácido retinoico en la piel dañada por el sol. A partir de estos estudios, son muchos los que avalan los efectos de los retinoides sobre la piel envejecida por el sol.

¿Cómo lo hacen?

La tretinoína es capaz de penetrar hasta los receptores nucleares de los fibroblastos y otras células cutáneas, donde estimula la transcripción de genes y síntesis de proteínas generando: aumento del colágeno dérmico, disminución de la elastina anormal, aumento de la mucina y disminución de melanina. Además, produce aumento de las fibras de anclaje, modificación de las estructuras alteradas de la epidermis y dermis superficial y de la vascularización. También induce la expresión del receptor del TGF-Í3, por lo cual favorece la producción de procolágeno I y III.

La tretinoína tópica previene la angiogénesis reactiva post-RUV e inhibe el aumento de densidad de los neocapilares. En pieles muy envejecidas y/o fotodañadas, la microvasculatura de la dermis superficial está muy reducida. En estas circunstancias, la isotretinoína restablece el número, el tamaño y la densidad de los vasos comprometidos. Todo ello lleva a una reducción de las arrugas finas y profundas por aumento del depósito de colágeno en la dermis papilar, mejora del eritema difuso, blanqueamiento de los lentigos solares y mejora del tono general de la piel.

¿Cómo se usa?

En el tratamiento del envejecimiento cutáneo, la tretinoína se usa a concentraciones ascendentes, desde 0.01 % hasta el 0,1%.

Se aplica por la noche en la cara, excepto párpados, y sobre piel seca. Los primeros efectos se observan a los 2 meses de tratamiento y son máximos a los 12 meses. Es aconsejable un tratamiento de mantenimiento, tres veces por semana.

También se puede utilizar el “peeling de contacto breve”, aplicando tretinoína en concentraciones del 1%-5% con buenos resultados clínicos e histológicos, especialmente en pieles fotodañadas, con fototipo 1 y 2. Este es un tratamiento que debe ser indicado por su médico. Conviene recordar que es dosis dependiente y su eficacia aumenta con la duración del tratamiento idg7s1t.

Vitamina C
La aplicación tópica de vitamina C o Ácido Ascórbico inactiva los radicales libre producidos por los rayos ultravioletas, estimula la síntesis de Vitamina E (otro potente antioxidante), aumenta la síntesis de colágeno por dos vías distintas favoreciendo la firmeza cutánea y disminuye pigmentación melánica difusa.

Al momento de seleccionar un producto con Vitamina C, es necesario tener en cuenta algunas características y propiedades.

Aunque son buenos humectantes, algunas moléculas de Vitamina C no tienen buena capacidad de penetración y, por lo tanto, no pueden incrementar los niveles de ácido ascórbico en la piel. Los productos que tendrán mejores efectos son aquellos que contengan L-ascórbico en una concentración de entre el 5 % y el 20%. Estas fórmulas garantizan excelente absorción percutánea y máximo efecto antioxidante.

3. IPL (Luz Pulsada Intensa)

Clinica Betancourt, Pozuelo de Alarcón, Madrid

Los equipos de luz pulsada intensa abarcan varias longitudes de ondas, lo que le permite actuar sobre varios cromóforos (dianas) a la vez.

Esta característica es especialmente útil en el tratamiento del fotodaño donde tenemos lesiones vasculares (hemoglobina como cromóforo), lesiones pigmentadas (melanina como cromóforo) y atrofia cutánea (agua como cromóforo), que además están  distribuidas de forma amplia y difusa por toda la piel,

El uso de IPL ha demostrado una acción muy remarcable en la eliminación de las lesiones pigmentarias y vasculares, siendo sus resultados en los casos leves y moderados de fotodaño muy similares a los tratamientos con láseres, pero a diferencia de estos últimos es un procedimiento sin periodo de recuperación. Normalmente se necesitan entre 3-5 sesiones, dejando un mes de tiempo entre sesión y sesión.

4. Láseres no ablativos

Son equipos desarrollados para realizar destrucción del colágeno y elastina dañada por el sol los utilizamos para renovar la piel envejecida, mejorar la atrofia cutánea, las arrugas finas y las profundas.

Su equipo representativo es el láser Fraxel de la casa. Es un láser de 1540 nm, infrarrojo medio. Su gran ventaja sobre otros fraccionados es que permite actuar el epidermis y dermis sin alterar la capa cornea por lo que el paciente nunca tiene costra o lesión externa.

El procedimientos es completamente ambulatorio y  debe repetirse entre 2 a 5 veces para lograr los mejores resultados. Los efectos post tratamiento consiste en eritema y edema, sin ablación epidérmica, lo que reduce el período postoperatorio a 2 a 3 días, a veces menos.

5. Láseres ablativos

Fueron los primeros equipos diseñados para tratar el envejecimiento cutáneo. Actualmente son mucho menos usados a pesar de su altísima eficacia por el post que supone para el paciente.

Aunque siguen siendo la mejor opción en casos de fotodaño grado IV.

Su prototipo el láser de CO2, del que existen numerosos equipos comercializados, realizan una ablación total o fraccionada de la epidermis y parte de la dermis provocando una regeneración del colágeno y aumento de la densidad dérmica.