¿Qué es mejor la depilación láser o la fotodepilación?

Es una pregunta que hemos escuchado en nuestra consulta y fuera de ella miles de veces, y que hemos respondido sin duda otras tantas. Hoy la traemos de vuelta a nuestro blog, pero antes de responderla directamente encontramos necesario que es la fotodepilación.

Fotodepilación: como su nombre mismo precisa es toda depilación que se realice mediante algún tipo de luz. Incluye dos técnicas fundamentalmente: la depilación por luz pulsada intensa (IPL) y la depilación por láser.

Como vemos en el propio concepto de fotodepilación no podemos compararla con la depilación láser porque lo contiene en sí misma.

Sin embargo, cuando un paciente nos hace la pregunta de que es mejor, realmente se está refiriendo a la depilación mediante IPL o luz pulsada intensa, confusión que ha sido creada por las campañas de publicidad mal conceptualizadas en la que se refieren a esta técnica como fotodepilación, olvidando que la depilación por láser también es fotodepilación.

Entonces si reescribiéramos correctamente la pregunta nos quedaría de este modo.

 

¿Qué es mejor la depilación por luz pulsada intensa (IPL) o la depilación por láser?

 

En mi opinión, en igualdad de calidad de equipo y de entrenamiento del personal que realiza el tratamiento, es mucho mejor sin ninguna duda la depilación utilizando un equipo laser médico.

Los equipos de luz pulsada intensa son equipos que emiten una luz no especifica, con espectro amplio de alta potencia, que al hacerla pasar por filtros logramos “canalizar” la luz y hacerla mas selectivos según la diana que deseemos.

Son muy útiles en otros tipos de tratamientos en los que no necesitamos ser muy específicos porque tratamos varias lesiones a la vez, como es el caso del Fotodaño; pero en  la obtención de depilación medica definitiva realizar un tratamiento con IPL no solo nos  limita mucho en el objetivo de obtener depilación permanente en el tiempo, sino que también nos resulta menos útil cuando necesitamos tratar pacientes o zonas con dificultad como pelo fino, piel oscura, etc.

Los equipos laser de depilación están diseñados para emitir una longitud de onda muy especifica que dañe de modo selectivo el folículo piloso. Además, todos ellos (siempre que sea un equipo de alta calidad) presenta un sistema de frio en la punta que protege la piel y nos permite trabajar con mucha más seguridad.  Ello nos lleva a un aspecto no incluido en esta pregunta y que debemos tener en cuenta: la calidad del equipo utilizado.

Es imprescindible si queremos obtener depilación definitiva que el equipo tenga la suficiente fluencia, que nos permita ajustar parámetros como la duración del pulso y que contemos con un sistema de enfriamiento en la punta que al presionar sobre la piel la proteja.

No es igual que se realicen las sesiones con un equipo médico, con capacidad técnica para lograr destrucción folicular (y por tanto depilación definitiva), a realizar el tratamiento con un láser estético o una luz pulsada que carezcan de la suficiente potencia para destruir el folículo, pudiendo obtener solo un debilitamiento folicular o daño parcial del mismo, por lo que continuará creciendo vello; aunque más débil o en menor número. Una misma zona, por ejemplo, las ingles, se puede lograr la eliminación total del pelo en 5-6 sesiones con un láser médico o poder necesitar 15-20 sesiones con un IPL, además de 1 o 2 sesiones anuales de por vida.

Por explicarnos mejor con los pacientes suelo utilizar un ejemplo sencillo. Con un láser médico podemos “pegarle un tiro” al folículo de forma controlada y segura, pero con un equipo de menor potencia y muchas veces sin sistema de refrigeración adecuado tenemos que limitarnos a intentar dañarlo a fuerza de “bofetadas”. La segunda opción necesita sin duda muchos más intentos con evidente menor garantía de resultado y seguridad para la piel.

 

Port Relacionados